Biografías

William Moulton Marston y la metodología DISC

William Moulton Marston nació el 9 de mayo de 1893 en Saugus y murió de cáncer el 2 de mayo de 1947 en Rye, Nueva York. , hijo de Annie Dalton (nacida Moulton) y Frederick William Marston.  

Educación y Carrera

Fue un hombre académicamente preparado, con una licenciatura de la Universidad de Harvard (1915), una licenciatura en derecho de la Escuela de Derecho de Harvard (1918) y un doctorado en psicología, también de la Universidad de Harvard (1921). El título de su tesis fue “La presión arterial sistólica, síntomas de engaño y estados mentales constitutivos”. En su tesis describía cómo cambiaba la presión arterial de una persona al ser interrogada. Este descubrimiento se convirtió en la base de su ambición por crear el detector de mentiras. Después de enseñar en la Universidad Americana en Washington D. C. y en la universidad de Tufts en Medford (Massachusetts), Marston viajó a los Estudios Universal en California en 1929, donde trabajo por un año como Director de servicios públicos.

Al terminar sus estudios Marston investigó los conceptos de voluntad y poder, y su efecto en la personalidad y la conducta humana. Estudió también la conciencia, los colores, las emociones primarias, y los síntomas corporales. Sus descubrimientos contribuyeron de forma valiosa al campo de la psicología.

En aquella época, la psicología aún era una ciencia joven. A diferencia de muchos de sus coetáneos, como Freud y Jung entre otros, Marston no estaba interesado en el comportamiento desviado ni en las enfermedades mentales, sino en el comportamiento que mostraba la gente normal al relacionarse con otras personas de su entorno.

Marston es acreditado como el creador del primer aparato funcional para detectar mentiras, gracias a su adaptación de instrumentos para medir la presión sanguínea en el cuerpo y otros cambios corporales. Su invención es la base del polígrafo desarrollado por John Augustus Larson.

El Modelo teórico DISC

William Moulton Marston fijó su interés psicológico en las personas “normales” o típicas. Estaba interesado en los retos diarios de las personas comunes u ordinarias. No le interesaba la conducta psicótica o la enfermedad mental en general. Marston quería desarrollar una unidad de medida de la “energía mental”, es decir «entender y describir el comportamiento humano normal» de acuerdo a cómo cada persona distribuye, direcciona y exterioriza esta ‘energía mental’ en 4 “direcciones”:

  • (D)Dominio
  • (I)Influencia
  • (S)Sumisión
  • (C)Conformidad a Normas

Marston no fue el primero en tratar de entender, describir o predecir el comportamiento humano. Desde la antigüedad el ser humano ha elaborado teorías y estudios en relación a este aspecto, de hecho, los 4 “ejes” propuestos por Marston están bien relacionados a antiguos modelos (Aristóteles 385-323 a.C. e Hipócrates 460-370 a.C.  ) que intentan entender y explicar el comportamiento humano asociándolas a las fuerzas de la naturaleza:

  • Dominio (Riesgo, Confrontación) – Fuego
  • Influencia (Extroversión, Sociabilidad) – Aire
  • Sumisión (Calma, Paciencia) – Agua
  • Conformidad a Normas (Normas, Reglas) – Tierra

Marston suma más adelante un quinto eje, el “Autocontrol Emocional“, relacionado al “Equilibrio entre Emocionalidad y Racionalidad”, muy asociado a lo que hoy conocemos como la “Inteligencia Emocional” y mide la capacidad de un individuo a controlar o no sus emociones y de evitar (o permitir) que estas (sus emociones) incidan y afecten sus decisiones y acciones. Este quinto eje es clave ya que refiere al “equilibrio” con el cual una persona manifiesta sus conductas.

El DISC fue en parte el resultado de su investigación acerca de la medición de la energía del comportamiento y la conciencia, aunque su intención al desarrollar la teoría DISC era demostrar sus puntos de vista acerca de la motivación humana.

En 1928 Marston publicó Emotions of Normal People (Emociones de las personas normales), y aunque había escrito acerca de DISC 4 años antes, fue en éste libro donde presentó formalmente la Teoría DISC. En 1931 Marston publicó un segundo libro acerca de la teoría, Integrative Psychology (Psicología integrativa). La Teoría DISC fue uno de los primeros intentos de aplicar psicología a personas ordinarias, fuera de un ámbito puramente clínico.

Herramientas de evaluación.  Inicio del modelo DISC y evolución.

A partir las teorías de Emotions of Normal People (1929) e Integrative Psychology (1931), Marston y Walter V. Clarke desarrollaron las bases de una muy completa herramienta de evaluación que tenía como objetivo principal describir y predecir el comportamiento de las personas. Clarke fue quien continuó con el desarrollo de esta primera herramienta conocida hoy como AVA (Activity Vector Analysis) ya con el foco claramente puesto en las ventajas y beneficios que ésta metodología aportaba tanto en el área militar como en el área laboral.

Desde sus primeras pruebas y aplicaciones la herramienta de Clarke demostró su enorme aporte por su cantidad y calidad de información, pero el proceso operativo / matemático que llevaba a cabo el administrador desde que el evaluado terminaba de completar el formulario hasta que se obtenían los resultados que permitían una interpretación las hacía sumamente lentas y complejas: El trabajo era “a mano” y tomaba al Evaluador casi dos horas desde el momento en que el evaluado terminaba de completar el formulario hasta que se arribaba a los resultados.

A fines de los 60’, el doctor John Greier, de la Universidad de Minnesota realiza estudios sobre el modelo de Marston/Clarke y realiza varias modificaciones, siempre con el propósito de simplificar el proceso matemático que llevaba desde el formulario hasta el resultado. Sus estudios se centraron en simplificar ese proceso matemático para hacer la herramienta más simple y aplicable. Es así que nace el modelo que hoy se conoce en el mercado como DiSC, que es una simplificación o síntesis del modelo original de Marston y Clarke, que es el “completo” ya que rige a las herramientas “puras”.

El cambio que aportó Greier fue la modificación del Formulario. A partir de este cambio, si bien el tiempo entre el formulario completado por el evaluado y los resultados a interpretar se acortó sensiblemente y el proceso se simplificó, la realidad es que se perdió mucha información de enorme valor para la interpretación. Describimos a continuación algunos de los indicadores que se perdieron en esta simplificación:

1) El formulario original propuesto por Marston & Clarke permitía no solo medir las 4 tendencias sino también sus correspondientes intensidades. En este sentido las herramientas que cuentan con este formulario permiten no solo medir la tendencia de la conducta sino también las intensidades de estas.

2) Vector del Autodominio (o Autocontrol): Es el eje relacionado con la Inteligencia Emocional y permite medir si el individuo logra o no gestionar sus sentimientos y emociones. La versión simplificada del DiSC solo mide las 4 tendencias mientras que las herramientas puras incluyen este 5.º Vector.

3) Nivel de Energía & Actividad: Mide el “Quantum de energía disponible con la cual cuenta un individuo. Es un indicador en sí mismo si bien su principal aporte esta en medir la Energía que el individuo “tiene” y compararla con la que “está aplicando o utilizando”, lo que convierte este indicador en una herramienta muy valiosa para medir la eventual “satisfacción del individuo en su empleo actual” o si este le genera “desmotivación o estrés”.

Es así que encontramos 2 tipos de pruebas fundamentadas en los estudios de Marston/Clarke:

1) Las herramientas “completas” o “puras” como ser el AVA (Activity Vector Analysis) de Bizet Group, el PI (Predictive Index) y el PDA (Personal Development Analysis) de PDA International.

2) Las herramientas DISC fundadas en los estudios de Greier, como son el Cleaver Assessment, DISC Index, AEC DISC THT – El Método de los Colores Thomas International, Success Insights, Carlson Learning y el Test de Tendencias Conductuales DISC (TTCD), entre otras y conocidas como DISC.

Hoy, todas estas son herramientas modernas, sistematizadas, sumamente efectivas y probadas, desarrolladas por empresas e investigadores que toman los estudios de Marston (o John Greier).